Cómo restaurar tu césped en solo 7 pasos

 

Cuando se trata de jardinería, con frecuencia el césped ocupa un lugar de honor; y hay una buena razón para ello. Pero es fácil descuidar la salud del césped durante el invierno, lo que lleva a la aparición de musgo, malas hierbas y calvas en el terreno. Prueba nuestra guía con los 7 pasos para rejuvenecer tu césped a tiempo para el verano.


La primavera es un momento ideal para mejorar el césped, dado que crece mejor después del invierno, una vez que las temperaturas promedio vuelven a superar los 7 °C. También da tiempo suficiente para adoptar un enfoque "gradual": después de todo, cuidar del césped debería ser una actividad para disfrutar, no una tarea ardua.

#1: El primer corte

Cuando el clima comience a calentarse, da a tu césped su primer corte después del invierno. Asegúrate de cortar en ambas direcciones para pasar por todas las briznas de césped. Si tienes un cortabordes a mano, podrás dejar perfecto cualquier borde o sendero.  

#2: Elimina las malas hierbas y el musgo

Desentierra las plantas perennes como el diente de león y el plántago con una azadilla o una pala de mano, y presta atención a la correhuela, que tiende a crecer a lo largo de los bordes. Si tienes un jardín más grande, un herbicida ecológico puede resultarte más efectivo.

Una vez eliminadas las malas hierbas, rastrilla el musgo y otros elementos no deseados. Esto ayudará a que pase suficiente aire entre el suelo y la atmósfera, algo esencial para un césped saludable. Si tu jardín es de mayor tamaño, puedes usar un escarificador eléctrico para abarcar más terreno y más rápidamente que con un rastrillo de mano.

#3: Airea el césped

Por lo general conocemos bien nuestros jardines y somos capaces de detectar dónde al césped le cuesta más crecer o dónde no se drena bien el exceso de agua. Cuida de estas partes del césped, aireando el suelo que esté compactado "pinchándolo" con un aireador. 

  • Clava el aireador en el suelo entre 10 y 15 cm

  • Muévelo a los lados para aflojar la tierra aproximadamente un centímetro

  • Desplázate hacia atrás mientras aireas el césped a intervalos regulares de 15 cm 

#4: Nutrición y agua

Una vez que ya hayas entrado en un patrón de corte regular (alrededor de cada dos semanas en primavera), es importante nutrir el césped con regularidad.

  • Deja que los recortes de césped se conviertan en mulching, un fertilizante natural repleto de valiosos nutrientes.

  • Considera aplicar un fertilizante de césped de liberación lenta para darle un empujón adicional. 

  • Riega siempre después de la nutrición: si es posible, utiliza agua de lluvia almacenada.

#5: Repara las calvas en el césped

Presta atención a las calvas que el invierno haya dejado en el césped y repáralas poco después de haber alimentado a tu césped, eliminando primero las malas hierbas y sus raíces. Rompe ligeramente el suelo y dispersa las semillas; a continuación, cubre con redes las zonas reparadas para mantener a raya a las aves. Si no se pronostica lluvia, riega bien estas áreas y el conjunto del césped con manguera o aspersores.

#6: Espera a que crezca el césped nuevo

No cortes estas zonas hasta que el césped haya alcanzado unos 4 cm de altura. Los parches recién sembrados necesitan que sus raíces se reafirmen para asegurarse de que llegan al suelo. Hazlo cuidadosamente con los pies o utiliza una cortadora de césped con un rodillo, apagando primero el motor.

#7: Usar, reparar, repetir

A medida que el clima comienza a ser más cálido, es probable que pases más tiempo en el jardín y que tu césped siga necesitando atención. 

  • Corta y arregla los bordes con regularidad

  • Airea el suelo con un rastrillo para césped en cualquier área que utilices con frecuencia para asegurarte de que el césped continúe creciendo sano.

Share on Facebook Share on Linkedin
Search engine powered by ElasticSuite
Medición del tamaño de su jardín.
Dibuje el área de su jardín en el mapa y encuentre los productos más adecuados.
Amplíe su propiedad. Haga clic o toque para dibujar un camino alrededor de su jardín para medir el área.