Envíos gratuitos en pedidos superiores a 150€.

Tu guía en cinco pasos para el riego del césped

Hay mucha confusión en los consejos sobre cómo mantener el césped correctamente hidratado. En STIGA creemos que hay que simplificar las cosas. Estos son nuestros cinco consejos principales para mantener un césped feliz, saludable y fuerte.

1. ¿Cuándo regar?

El césped es madrugador. Su momento favorito para un buen trago de agua es antes de las 10 de la mañana. Esto se debe a que las temperaturas más frescas de la mañana contribuyen a reducir la evaporación, por lo que el césped tiene más tiempo para absorber el agua. Además, el suelo se mantiene más fresco después del riego, lo que ayuda a proteger el césped de la intensidad del sol de la tarde. El riego matutino también contribuye a prevenir las enfermedades. Lo ideal es que las hojas de hierba permanezcan secas durante la noche, ya que un césped húmedo crea las condiciones óptimas para que proliferen los hongos.

2. ¿Cuánta agua?

A la hora de evaluar la cantidad de agua que necesita tu césped, deja que sea el propio césped quien te lo diga. El clima local, la variedad de césped y el tipo de suelo influyen a la hora de determinar el volumen óptimo de agua. Los suelos arenosos requieren 25 mm de agua, mientras que los arcillosos solo necesitan 13 mm. La forma más sencilla de comprobar la cantidad de agua que estás dispensando consiste en colocar un recipiente en el césped con líneas dibujadas para delimitar un espacio de 25 mm/13 mm. Cuando el recipiente se llene hasta el nivel requerido para su tipo de suelo, puedes dejar de regar. Para comprobar que todas las zonas del césped reciben una distribución de agua uniforme, coloca recipientes en distintas zonas.

3. ¿Con qué frecuencia?

Los jardines bien sombreados requieren un riego menos frecuente que los céspedes donde incide la luz solar directa. En los climas más cálidos, es mejor regar el césped expuesto en suelo arenoso tres veces por semana y el de suelo arcilloso una vez por semana. La forma más rápida de evaluar si el césped necesita más agua es comprobar si rebota al pisarlo. Si la hierba se queda plana al pisarla, significa que las hojas están deshidratadas. Otra señal de que el césped necesita agua es que el color está apagado y parece más marrón/amarillo que verde.

4. Reglas básicas

Los palillos de bambú no solo son útiles para comer; también pueden utilizarse para comprobar el nivel de humedad del suelo. La mayoría de los sistemas de raíces de césped sanos presentan una profundidad de 15 cm. Para comprobar que tu césped recibe humedad suficiente para que penetre en los primeros 15 cm de tierra, puedes aplicar el método del palillo. Basta con introducir un palillo en el suelo y si no puedes llegar a esa profundidad con facilidad, significa que el suelo está demasiado seco y debes regar durante más tiempo para asegurarte de que llegue suficiente humedad a las raíces del césped.

5. Mantenimiento

Tanto si utilizas un sistema de riego en el suelo como un aspersor giratorio conectado a una manguera de jardín, recuerda que debes realizar comprobaciones periódicas de mantenimiento. Para que funcione a pleno rendimiento, asegúrate de que no haya fugas, comprueba que los aspersores no estén obstruidos y controla la distribución del agua. Si el sistema utiliza filtros, asegúrate de limpiarlos cada temporada para prolongar su vida útil. ¡Tu césped te lo agradecerá!

Share on Facebook Share on Linkedin
¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Search engine powered by ElasticSuite
Medición del tamaño de su jardín.
Dibuje el área de su jardín en el mapa y encuentre los productos más adecuados.
Amplíe su propiedad. Haga clic o toque para dibujar un camino alrededor de su jardín para medir el área.